Sexo con escorts

¿Por qué tener sexo con escorts es tabú?

Aunque vivimos en una época de evidentes libertades sexuales, aún permanecen ciertos tabúes en la sociedad. Uno de ellos se relaciona con la contratación de servicios de acompañantes femeninas de lujo, actividad rodeada de prejuicios que necesitan ser desmontados de una vez por todas.

Una de las creencias más arraigadas es que la prostitución es ejercida por mujeres necesitadas, de escasa educación o que pertenecen a sectores vulnerables de la sociedad, algo que no es de todo cierto.

Son muchas las mujeres que ofrecen sus servicios de manera voluntaria como una forma de complementar sus ingresos y disfrutar de nuevas experiencias como acompañantes de ejecutivos.

Así mismo, son muchos los caballeros que disfrutan la compañía de damas de gran belleza y se complacen con relaciones sexuales eventuales, libres de todo compromiso.

Para eliminar el tabú relacionado al sexo con escorts, es necesario comprender que no se trata de una prostituta común, sino de una acompañante profesional cuyos servicios van mucho más allá del sexo.

¿Qué es una escort?

Se trata de una persona que actúa como acompañante. A pesar del estigma relacionado con la actividad, este acompañamiento puede darse en diferentes situaciones, no solo en el ámbito íntimo y sexual.

Tener sexo con una escort

Hay diferencias sustanciales entre una prostituta y una escort. Estas últimas se asocian con una gran belleza, nivel educativo superior y capacidad de establecer conversaciones interesantes en una variedad de situaciones, siendo la compañía perfecta para eventos sociales, permitiendo al caballero experimentar algo cercano a una relación sentimental real.

Motivos para tener sexo con una escort sin sentir vergüenza por ello

Si eres uno de los caballeros que busca sexo en Madrid, seguramente querrás disfrutar de la experiencia de compartir la noche con una escort y no hay nada de malo en ello.

Algunos de los motivos por los cuales es una buena idea tener sexo con una escort, serían los siguientes:

Disfrutar de una mujer mucho más ardiente que la mayoría

La realidad es que una escort es una profesional del sexo, por lo cual ofrece un servicio dedicado a proporcionar placer en todos los sentidos.

Son, por lo general, desinhibidas al momento de tener relaciones con sus amantes, por lo que la experiencia puede resultar mucho más satisfactoria.

Tendrás el control absoluto

Pagar por este tipo de relaciones se asocia directamente con una relación de dominio, un fetiche habitual entre los caballeros.

Según el tipo de servicio que estés pagando, las acompañantes de lujo harán exactamente lo que pidas, cumplirán cada fantasía y estarán completamente disponibles durante el tiempo del servicio, una experiencia muy buscada por los hombres.

Se evitan las complicaciones emocionales

La mejor parte del servicio de una acompañante profesional es que se recibe un trato cercano, íntimo y amoroso, sin que surjan implicaciones emocionales a largo plazo.

Tendrás toda la atención, cariño, caricias y sexo que desees mientras dura el servicio y una vez que transcurre este tiempo, el lazo desaparece y cada uno vuelve a su rutina habitual.