Disfuncion erectil

Todo lo que necesitas saber sobre la disfunción eréctil o la impotencia masculina

La disfunción eréctil es el problema sexual más común entre la población masculina. Aunque no es raro que un hombre tenga algunos problemas con las erecciones de vez en cuando, la disfunción eréctil progresiva no es normal y debe ser tratada.

Los hombres que experimentan problemas con su rendimiento sexual pueden ser reacios a contárselo a su médico, ya que lo consideran una situación incómoda. Sin embargo, la disfunción eréctil actualmente se puede tratar y existen varios tratamientos disponibles para ello.

¿Qué es la disfunción eréctil?

La disfunción eréctil es una incapacidad para obtener y mantener una erección de calidad suficiente para tener una actividad sexual satisfactoria.

Una erección debe ser lo suficientemente rígida para permitir la penetración en la vagina, la boca o el ano. Es importante tener en cuenta que la penetración anal requiere un pene más inflamado (erección más rígida) porque tiene que pasar a través de los músculos del esfínter anal.

Impotencia masculina

¿Hay alguna diferencia entre la disfunción eréctil y la impotencia?

La palabra impotencia también se emplea para referirse a otros problemas que intervienen en las relaciones sexuales y en la reproducción. Como la falta de deseo sexual, dificultades con la eyaculación o el orgasmo.

El uso del término disfunción eréctil aclara que esos otros problemas mencionados no están implicados.

Un problema ocasional para lograr una erección no tiene por qué preocupar. Pero si ocurre más del 50% de las veces y a cualquier edad, puede indicar que se trata de una afección que necesita tratamiento.

Casi la mitad de los hombres con una edad cercana a los 40 años han tenido al menos algún problema esporádico que les ha dificultado el obtener y mantener una erección.

Causas que producen disfunción eréctil:

  • Traumatismo de la médula espinal, esclerosis múltiple, neuropatía diabética, cirugía pélvica (próstata, intestino), párkinson o alzhéimer.
  • Flujo sanguíneo reducido como la arteriosclerosis.
  • Obstrucción por drogas, alcohol y medicinas.
  • Problemas metabólicos que interfieren con la función de los vasos sanguíneos, como diabetes, hipertensión, obesidad y apnea del sueño.
  • Problemas urológicos.
  • Problemas endocrinos.
  • Causas psicosociales como ansiedad, problemas de pareja, presiones económicas, desempleo, depresión o desórdenes psiquiátricos.
  • El cáncer de próstata no causa disfunción eréctil. Sin embargo la cirugía de próstata para extirpar el cáncer y la radioterapia para tratarlo pueden originar disfunción eréctil.

Tratamiento

La buena noticia es que existen varios tratamientos para la disfunción eréctil. En Internet puedes encontrar portales como Fullmobs, que son especialistas en dar soluciones reales para este tipo de problemas.

  • Vardenafil
  • Tadalafil
  • Avanafil (spedra)

Un médico revisará tus condiciones cardíacas y te preguntará acerca de si tomas otros medicamentos antes de recetar cualquiera de estos.

Los efectos secundarios asociados con los inhibidores de la PDE5 incluyen:

  • Enrojecimiento.
  • Anomalías visuales.
  • Pérdida de la audición.
  • Indigestión.
  • Dolor de cabeza.

Existen varias opciones de tratamiento quirúrgico

Implantes

Esta es la última opción que existe para los pacientes que no han tenido resultados positivos con fármacos y otras opciones no invasivas.

Cirugía vascular

Podríamos decir que esta sería el último recurso a utilizar y serviría para corregir diferentes problemas que puedan aparecer en los vasos sanguíneos, aunque también hay que decir que son muchos los casos de éxito tras realizar esta operación.

Hay tratamientos menos utilizados como la prostaglandina E1.

Esta se aplica localmente inyectándose en el pene o introduciéndose en el orificio de la uretra. Sin embargo la mayoría de los hombres prefieren la píldora, por lo que estos tratamientos de acción local tienden a destinarse a pacientes que no pueden tomar un medicamento vía oral.

Por último están las bombas de vacío, donde el pene se vuelve rígido mediante el uso de una bomba de vacío sellada a su alrededor, que extrae sangre. Se evita que salga del pene mediante el uso de una banda.

La falta de espontaneidad con el uso de dispositivos de vacío hace que muchos hombres encuentren preferibles otros tratamientos para la disfunción eréctil.