Consejos para recuperar el deseo sexual perdido

Consejos para recuperar el deseo sexual perdido por estrés

El estrés causado por el agotamiento laboral trae como consecuencia la falta de apetito sexual entre parejas. Los problemas fisiológicos que acarrea el estrés afectan directamente la libido o el deseo sexual, haciéndose presente cuando la pareja sufre de cansancio por someterse a largas horas de trabajo.

En consecuencia, la falta de contacto sexual acarrea problemas de pareja, se pierde la comunicación y la confianza, siendo estos dos pilares fundamentales para mantener estable una relación de pareja. Sin embargo, existen ciertos métodos naturales en que pueden ayudar a los enamorados a combatir el estrés y reencontrar nuevamente su apetito sexual.

¿Cómo afecta el estrés en las relaciones sexuales?

El cansancio, mayormente originado por largas horas de trabajo, es un tema común entre las parejas que sufren de desapego y falta de contacto sexual.

Además del cansancio hay ciertos cambios en el organismo del hombre o la mujer que influyen en la disminución de la libido. Es por eso, que en https://www.naturlove.es/ se pueden encontrar una variedad de productos naturales que ayudar a mejorar la salud sexual.

Recuperar el deseo sexual

A continuación, una descripción detallada de los problemas que acarrea el estrés en cada sexo:

Sexo femenino

En las mujeres, atravesar por una situación difícil influye notablemente en su condición psicológica, física, hormonal y sexual. La respuesta orgánica del cuerpo femenino ante las diferentes situaciones, buenas y malas, está estrechamente vinculada con sus emociones, que a su vez gobiernan la respuesta sexual.

El cuerpo de una mujer bajo estrés no se siente capaz de mantener relaciones sexuales frecuentes. Esto se debe a que sus emociones inhiben su estado de ánimo para demostrar y recibir afecto, lo que conlleva a la mujer a no sentir placer, ni mucho menos deseo sexual.

Por otra parte, los cambios hormonales también influyen. Los niveles de las diferentes hormonas femeninas se autorregulan según la edad, las gestaciones, periodos de lactancia y predisposición genética; pero el estrés también juega un papel fundamental en su producción.

La mujer estresada produce menos estrógenos y en consecuencia disminuye la lubricación genital, como resultado el contacto de sexual se vuelve doloroso y poco placentero.

Sexo masculino

En los hombres, el estrés favorece la aparición de variadas disfunciones sexuales. Eso se debe, a que el constante agotamiento produce alteraciones hormonales en los hombres y en los sistemas que están involucrados en la erección y eyaculación.

El estrés crónico puede ocasionar disminución en la producción de testosterona, hormona responsable, entre otras cosas de la libido masculina.

Un hombre extremadamente cansado puede perder interés en mantener relaciones sexuales. Por otro lado, aunque tenga interés, puede desarrollar disfunción eréctil, es decir, la capacidad de que el pene mantenga la firmeza suficiente como para completar el coito.

Es importante destacar que, para que el hombre pueda tener una erección plena necesita estar ligeramente relajado y excitado, porque puede darse el caso de que a pesar de una intensa estimulación se logre la erección pero seguida de una eyaculación precoz.

Consejos para mejorar la salud sexual

Reavivar la llama de la pasión entre parejas puede ser posible gracias a  los siguientes consejos:

  • Encargarse de las preocupaciones: si el estrés es por causa del trabajo, es recomendable que la persona aprenda a separar los problemas laborales de la vida personal y sobre todo las relaciones sexuales, así podrá desligarse de las preocupaciones y disfrutar más del contacto con su pareja.
  • Meditación: practicar meditación u otros ejercicios físicos, ayuda a drenar energías negativas para reducir los niveles de estrés.
  • Comunicación entre pareja: la comunicación es importante desde todos los puntos de vista cuando se trata de relaciones de pareja. En temas sexuales, es imperativo que exista una excelente comunicación, esto proporcionará mayor confianza y cada uno tendrá la posibilidad de comunicar sus deseos sexuales.
  • Creatividad: la implementación de estímulos sexuales sea por juguetes, cambio de ambiente, lencería erótica o fantasías, ayudará a que aumente el deseo entre la pareja y mantendrá la líbido a niveles óptimos.
  • Climas románticos: generar situaciones donde la sensualidad y la pasión sean los protagonistas, ayudará a aumentar la confianza, la cercanía, el deseo sexual y los encuentros sexuales entre parejas. Por ejemplo: cenas románticas, sesiones de masajes, bailes eróticos, todo con la finalidad de mantener la salud sexual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.